Skip to content

Beneficios de los deportes acuáticos

  • by

El mundo de los deportes en general es inmensamente amplio, con un abanico de oportunidades infinitas que está sujeto a los gustos de quien los practica. Evidentemente, cada cabeza es un mundo y cada persona tiene un interés diferente: hay quienes entrenan para divertirse, también están los que lo hacen por salud y finalmente se encuentran aquellos que aman competir… Y justamente, los deportes acuáticos pueden satisfacer a todos estos potenciales practicantes.

Por supuesto, no todas las disciplinas son iguales y no involucran la misma demanda, reglas e incluso profundidad. Hay variedades para todos los gustos, pero hemos decidido clasificarlos en dos grupos: los que se realizan sobre el agua y los que se practican dentro de ella.

En la primera categoría encontramos el canotaje o vela por ejemplo. En el segundo grupo podríamos ubicar al waterpolo o la natación en todas sus variantes, entre otros.

La salud

Ambos casos tienen una lista casi interminable de beneficios, que resultan seductores para quienes estén interesados en darle un vuelco positivo a su vida. No obstante, vamos a comenzar hablando del más importante de todos: la salud. Obviamente, todos sabemos que al apuntarnos a alguna disciplina podremos mejorar sustancialmente algunos factores de nuestra salud, pero los deportes acuáticos tienen algunas cositas adicionales que vale la pena mencionar.

Primero que nada, mejoran nuestra circulación y favorecen el sistema cardiovascular. Además, potencian nuestra resistencia en el ejercicio y nos permiten tener un cuerpo más funcional incluso fuera del agua.

Aunado a esto, hay que mencionar su capacidad de recuperación y poca probabilidad de lesiones. De hecho, varias terapias se realizan con actividades acuáticas, pues cuando el ejercicio se hace con moderación, resulta de gran seguridad y llega a favorecer la movilidad de algunas partes del cuerpo de forma mesurada. Esto es especialmente interesante para las personas mayores que buscan alguna disciplina para divertirse, aumentar su salud y disminuir sus posibilidades de dependencia física.

Te embellece

Por otro lado se encuentra el factor estético. Y es que sí, existen muchos estereotipos con respecto a los nadadores como que tienen espaldas anchas y bien definidas, o que sus cuerpos son más esbeltos que incluso los de otros deportistas.

Estas ideas no resultan descabelladas y podría decirse que son reales, pues el agua es —obviamente— más densa que el aire y esto le permite oponer resistencia con respecto al movimiento del atleta en cuestión. El resultado es el de mayor densidad muscular a la media.

Si a esto le sumamos que estas disciplinas son de gran utilidad para quemar calorías, el resultado será una mejoría sustancial del cuerpo desde el punto de vista estético, que incluye el desarrollo de ciertos grupos musculares específicos, que luego se puede incluso complementar con trabajos aislados en el gimnasio.

Psicológicamente son positivos

Por último debemos hacer una mención importante al factor psicológico y la salud mental. Los deportes acuáticos tienen una cantidad de variantes enormes y cada quien puede conseguir la que se adapte mejor a su estilo de vida. Esto, en conjunto con la interminable lista de beneficios que traen, favorece una mejora de situaciones de ansiedad, estrés e incluso depresión.

Leave a Reply

Your email address will not be published.